miércoles, 3 de junio de 2009

El juego de la sillita

A veces la vida es como el juego de la sillita. Hay música, la gente corre alrededor de un grupo de sillas, alguien saca una, la música para, y todos se sientan. Como falta una silla, hay una persona que se queda parada y sale del juego. 

Al final solo queda una sola sillita, y 2 niñitos corriendo alrededor con el ritmo de la música. Cuando la música para, uno se sienta, y el otro pierde.

Es bien cruel. Pero es así.

Las sillas son como oportunidades. Y según vas eligiendo caminos, las opciones se van reduciendo. Si eliges bien, todavía tienes puesto. Si eliges mal, te quedas parado y sales del juego.

Pero a veces quedarse sin puesto no es malo, porque te vas a otro grupo de sillitas a seguir jugando. Y de repente perdiste en el de antes, pero ganas en el nuevo.

Qué sé yo.

3 comentarios:

  1. muy lindo esto julia!,,,ajajaja
    es taaaaaan verdad lo que dices =)

    ResponderEliminar
  2. NUNCA SE ME HABIA OCURRIDO IRME A OTRA FIESTA DE SILLITAS.
    MUY BUENO...

    ResponderEliminar